jueves, 20 de diciembre de 2012

58º ASALTO: OFF (Un cuento antes del fin del mundo)



Poco a poco se fue parando. ¿Serían las pilas? Las cambió. Funcionaba. El agua estancada en el río fluía con normalidad. Del pecho de la madre brotó leche para alimentar al niño. El balón de fútbol siguió rodando por el césped, la mariposa aleteó en el bosque, el tortazo del padre resonó en la habitación, la bala se incrustó en la cabeza del dependiente, el tren, cargado de prisioneros, reanudó la marcha y las bombas, que flotaban en el aire, cayeron sobre la ciudad. Pero de repente, todo se detuvo: el agua, la madre, el balón, la mariposa, el tortazo, la bala, el tren, las bombas. Cuando ya nada se movía, decidió desenchufarlo.
 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

57º ASALTO: BUSCO A HOLDEN CAUFIELD


Busco a Holden Caulfield. Tiene 17 años y una mancha gris en el pelo, aunque suele llevar gorra. Fuma y se expresa con tacos. He dejado su descripción en todos los multicentros. No será fácil dar con él. Fue creado hace más de 100 años, pero su perfil aún se corresponde con el de la mayoría de los adolescentes. Con Lolita fue más sencillo. La localicé en un prostíbulo ilegal de Alcorcón Las Vegas. Con su historial no hubiese podido acabar en otro sitio. Era tan bella como la había imaginado, aunque más alta. Cuando le dije que no existía, que solo era un personaje de ficción, se contorneó ante mí y se pasó la lengua por los labios: “Tú crees que esto no es real”, me dijo. Después se echó a llorar, me suplicó que no la borrase, que podía ser tan auténtica como yo. Reconozco que dudé. Sus lágrimas parecían tan sinceras. Me pregunto cómo hubiese sido hacer el amor con ella. ¿Hubiese distinguido sus gemidos de los de una prostituta de verdad? Ellos no saben que solo son personajes. Se creen reales, pero son falsos, producto de la mente de algún escritor. No podemos dejar que se mezclen con nosotros. Con el desarrollo de la tecnoliteratura y los libros virtuales estaban bajo control, pero tras el sabotaje del sistema bibliotecario universal unos pocos consiguieron liberarse. Me eligieron para identificarlos y borrarlos. Tuve que leerme cada libro, aprenderme sus rasgos, ponerme en su piel. Algunos apenas opusieron resistencia, como el coronel Aureliano Buendía. Lo encontré en la Plaza Mayor, desubicado, reclamando unas monedas a los turistas para comer. Él. Todo un coronel. Nunca debió salir de Macondo. Ya casi he logrado borrarlos a todos. Después de Holden, solo me quedará Mr Ripley: el más difícil. Es tan inteligente que intuyo que él sí sabe que es irreal. Lo he tenido cerca en muchas ocasiones, pero siempre se me escabulle. A veces, siento que sigue mis pasos y me observa. Quizás sea el cansancio. Hace semanas que me cuesta dormir y ya nunca sueño con ovejas eléctricas.
Os dejo este relato que ha quedado finalista en el II Certamen de Microcuento Fantasti´cs 2012. Un pequeño homenaje a una gran película.

MICRORRELATOS INÉDITOS EN QUIMERA

En el número 405 la revista literaria Quimera  han incluido algunos textos inéditos míos en la sección dedicada dedica al microrrelato &q...