sábado, 17 de marzo de 2012

49º ASALTO: LIVRE

Me llamo Edmond Dantès, amé y soñé comme vous. Fui injustamente encerrado en Château d’ If. Escarbé la tierra y logré evadirme. Atravesé mares, conquisté tesoros, me convertí en conde, mais sólo me siento libre quand vous, mon cheri lecteur, abres este libro y me ayudas a escapar.

8 comentarios:

  1. Ernesto, imagino que esta es tu respuesta al Proyecto Celsius de Manuel; porque si no lo fuera, menuda coincidencia.

    En mi opinión has hecho un trabajo magnífico. Me parece particularmente destacable la solución por la que has apostado, con ese juego de lenguas y -sobre todo- el concepto de libertad que nos deja el personaje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues tendré que enterarme de que es el Proyecto Celsius.
    Este micro fue escrito para las microjustas con el tema de las prisión de Chateau d'If. ME alegro que te guste.

    ResponderEliminar
  3. Me parece precioso, sobre todo por esa imagen final de abrir el libro y ayudarlo a escapar, es muy bella.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros le ayudamos a escapar a él y el nos ayuda a escapar a nosotros. A veces es necesario evadirse de la realidad y nada mejor que un buen libro.

      Eliminar
  4. Muy chulo el micro, eso sí, después de esto tendré que cambiar mi propuesta, que precisamente era esta novela, vaya casualidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ernesto, la verdad es que destilas perfectamente al personaje, dándole un toque moderno a un clásico, y ahora más, imperecedero. Si Dumas hubiera sido microrrelatista no lo habría hecho mejor. Cuando esté el blog creado, sería un placer contar con este "Conde de Montecristo" como uno de sus ejemplares.

    Saludotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel, la verdad es que el relato no fue escrito para el Proyecto Celsius. Ha sido casualidad. PEro si te gusta, apalabrado queda.

      Eliminar

99º ASALTO: MAR DE AMORES

MAR DE AMORES Después de horas y horas de llorar a mares, el apartamento se había inundado por completo. Llamé al seguro, diciendo que...