martes, 27 de marzo de 2012

LA DICTADURA DEL AMOR YA TIENE PORTADA

A falta de pequeños detalles, ya tenemos portada para La Dictadura del amor, que próximamente publicará LCK15.  La ilustración es de mi amigo Nacho Gallego.

(para leer la contra pincha sobre la imagen)

viernes, 23 de marzo de 2012

50º ASALTO: TUMBAS CALIENTES


Aquella tarde papá regreso a la tumba entristecido, mientras mamá mostraba el panteón familiar a los nuevos vecinos. Después de toda una vida ahorrando para poder descansar juntos, con la privatización del cementerio se veían obligados a compartirlo con unos desconocidos. A mí me parecía bien, porque tenían una hija de mi edad y ya no iba a pasarme las horas muerto de aburrimiento. Mamá, en cambio, no hacía más que quejarse de que tendría más quehacer: “Si es que me deberían de haber enterrado en el pueblo”, decía, y nos amenazaba: “Un día voy a resucitar y entonces a ver cómo os apañáis sin mí”.

sábado, 17 de marzo de 2012

49º ASALTO: LIVRE

Me llamo Edmond Dantès, amé y soñé comme vous. Fui injustamente encerrado en Château d’ If. Escarbé la tierra y logré evadirme. Atravesé mares, conquisté tesoros, me convertí en conde, mais sólo me siento libre quand vous, mon cheri lecteur, abres este libro y me ayudas a escapar.

domingo, 11 de marzo de 2012

48º ASALTO: VARADOS


Igual que lo hacen las ballenas, yo también necesito llenar mis pulmones. El movimiento alerta a mi jefe, que me persigue con la mirada. Antes solía bajar con Matías y Fernando y, entre calada y calada, arreglábamos el mundo, pero a ellos hace tiempo que los despidieron. Ya solo quedamos él y yo, así que enseguida apago la colilla y vuelvo a mi puesto. Y allí permanezco, varado, entre montañas de facturas y gigas de correos electrónicos, como un gran cetáceo, esperando a que la pierna del capitán asome por la puerta del despacho para apuntarme con su arpón, antes de que el barco se hunda.

domingo, 4 de marzo de 2012

47º ASALTO: SIETE VIDAS

Los lunes lleva una vida anodina, ordenando facturas y archivando documentos, enamorada en silencio de un compañero de trabajo diez años más joven que ella, al que nunca se atreve a invitar a salir. Los martes se pone una peluca rubia y gafas de sol y se dedica a robar bancos, irrumpiendo, pistola en mano, en oficinas del BBVA o del Santander, mientras su cómplice espera en un todoterreno a que aparezca con el botín. Los miércoles prefiere ser una abuelita y acude al parque cada tarde a dar de comer a las palomas y hablar del tiempo y de los achaques de la vida, antes de ir a buscar a sus nietos al colegio. Los jueves enseña matemáticas en un instituto público, despeja incógnitas en la pizarra y fantasea con el profesor de biología y el tema de la reproducción. Los viernes se convierte en una maruja de los pies a los rulos y llena las tardes viendo la televisión o cotilleando con los vecinos, si el del quinto ha dejado a su mujer por una colombiana o si a la hija de los del tercero ya se le empieza a notar el bombo. Los sábados se anuncia por palabras en el periódico: Vanessa, piernas kilométricas y curvas de vértigo, francés, griego y hasta latín, y no regresa hasta el amanecer, con el rímel corrido y una carrera en la media. Los domingos, en cambio, en cuanto se despierta, sube de un salto al sofá y se pasa las horas tumbada a mi lado, y yo le acaricio el lomo mientras no para de ronronear.

99º ASALTO: MAR DE AMORES

MAR DE AMORES Después de horas y horas de llorar a mares, el apartamento se había inundado por completo. Llamé al seguro, diciendo que...