martes, 27 de diciembre de 2011

43º ASALTO: LA SAGRADA FAMILIA

 
Cada vez está más alto. El día de Nochebuena, como cada año, mientras mi mujer prepara el asado en la cocina, él me ayuda a poner el nacimiento y entre los dos vamos colocando las figuritas: los alegres pastorcillos, los Reyes Magos, la Virgen María y ese San José que parece mirarnos con cara de circunstancias. Luego va llegando el resto de la familia y durante la cena, entre villancico y villancico, con alguna copa de cava de más, siempre hay alguien que le acaricia la cabeza y dice: cada día te pareces más a tu padre, y yo bajo la mirada y me como los langostinos en silencio. 

6 comentarios:

  1. Sí que es un golpe, sí, lo que se esconde en esta historia.
    Interesante, más por lo que sugiere y no cuenta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Y a lo mejor tampoco le gustan los langostinos. Pobre hombre. Esperemos que la mujer haya dejado de preparar "asados".

    ResponderEliminar
  3. Jeje, estupendo, Ernesto. Lo que da fd di el tema.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Qué bueno!! Lo estoy viendo. Estoy viendo al cornudo bajar los ojos y tragar langostinos. Me he reído un buen rato.

    Abrazos sin cuernos.

    ResponderEliminar
  5. Elysa, en ese nacimiento se esconden muchas cosas.
    Luisa, los langos sí le gustan, pero con mayonesa-
    Gracias, Manu, el tema da de sí
    Lola, este hombre no es un cornudo ¡es un santo!
    Gracias, por las visitas navideñas.

    ResponderEliminar
  6. Te cuento una anécdota de la cantidad de San Josés que hay por ahí... se intentó hacer un estudio genético con hijos, padres y madres. Finalmente se excluyó a los padres porque había tantos casos en que se encontraban con que no eran, y se veían en un compromiso, que decidieron dejarlo... me lo contó un médico!
    Buen relato... me gusta como está narrado porque por un momento no sabes si acarician la cabeza del niño Jesús ;)
    Abrazos

    ResponderEliminar

MICRORRELATOS INÉDITOS EN QUIMERA

En el número 405 la revista literaria Quimera  han incluido algunos textos inéditos míos en la sección dedicada dedica al microrrelato &q...