miércoles, 7 de diciembre de 2011

41º ASALTO: LA VECINA

El pie izquierdo no me quiere hacer ni caso. Se muere por sus falanges y cada mañana se levanta el primero, desafiando a la suerte, mientras, si por mí fuese, el resto de mi cuerpo se quedaría en la cama.  Acelera o frena el paso, hasta encontrarnos con ella en el ascensor y se aproxima disimuladamente a esas uñas pintadas de rojo que asoman por sus sandalias. Sueña con que la invite a cenar y escalar por su pierna bajo la mesa del restaurante, pero yo me conformo con vernos en el espejo del ascensor. Hoy el muy atrevido la ha pisado. Su marido calza un cuarenta y seis.

6 comentarios:

  1. No quiero ni imaginar lo que puede pasar como el marido intuya lo que quiere ese pie izaquierdo, ¿un cuarenta y seis?

    Muy divertido.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Buen intento, Ern, con ese pie enamorado.

    Abrazos, varios.

    ResponderEliminar
  3. Genial, me imagino al resto del cuerpo detrás, casi a trompicones, persiguiendo las uñas rojas... como para no enamorarse.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Me encantó. Puedo llevarlo a mi microteca?

    ResponderEliminar
  5. Elysa, imagina. De eso se trata.
    Lola, ya sabes que yo no arrojo la toalla :)
    Anita, es que el resto del cuerpo es de un tímido...
    Claro, acuática. Puedes llevarlo donde quieras.
    Gracias por los "comments"...

    ResponderEliminar
  6. Es curioso. No sé si habrás leído el cuento de Atwood: "Hallan cadáver incompleto. Médico compra yate” (Corpse parts missing. Doctor buys yatch). En tu final (dos últimas frases) empleas este mismo procedimiento: una audaz elipsis para jugar con la lógica secreta que vincula dos hechos o noticias, como en el caso de Atwood. Aunque recurso relativamente fácil (que resulte evocador es difícil) es de escritor leído, con oído o académico. Enhorabuena, en cualquiera de los tres casos.

    ResponderEliminar

97º ASALTO: VOLVER A EMPEZAR (Ganador semanal en Relatos en Cadena)

foto tomada de la web VOLVER A EMPEZAR El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. La vegetación se ha ido extendiendo ...