jueves, 3 de noviembre de 2011

37º ASALTO: JUEGOS Y SECRETOS


Como tantas veces había hecho de niño, me presenté en su habitación. Aunque al principio parecía extrañado, enseguida supo que era yo. Nos habíamos hecho mayores, pero en el fondo seguíamos siendo tan inocentes como entonces. Me estaba contando que se había casado, cuando una mujer entró, interrumpiéndonos.
-¿Con quién hablas? ¡Aquí no hay nadie! -le dijo.
A mí, ni siquiera me miró. Hacía como si no existiese, pero yo sabía que ella también me veía, porque la había reconocido. Aunque se había convertido en una mujer, seguía siendo tan mentirosa como cuando era una niña y los tres compartíamos juegos y secretos.

3 comentarios:

  1. Interesante juego y misterioso triángulo el que planteas, Ernesto, me gusta todo lo que sugiere el texto.

    ResponderEliminar
  2. Demasiado misterioso, quizás. No sé si se llega a atender. Pero me alegra que te gusta lo que sugiere.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me parece muy misterioso, no sé si es un amigo invisible o hay un misterio terrible que viene de más atrás...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

99º ASALTO: MAR DE AMORES

MAR DE AMORES Después de horas y horas de llorar a mares, el apartamento se había inundado por completo. Llamé al seguro, diciendo que...