jueves, 27 de octubre de 2011

GANCHO DE IZQUIERDAS: LIBERTAD CONDICIONAL

Cada mañana, cuando se levanta, pinta una raya en la pared del salón. Cuando lleva cuatro, las atraviesa con un trazo horizontal. Así todos los días desde que le concedieron la hipoteca a 40 años.

8 comentarios:

  1. Jejeje estupendo, apuesto a que muchos nos sentimos reflejados!

    ResponderEliminar
  2. De prisiones como esa o parecidas estamos llenos.

    ResponderEliminar
  3. Asi va decorando el salón, poco a poco, y sin gastarse un duro que es lo más importante.
    Cuando tenga más o menos media pared le va a pegar un subidón increíble.

    ResponderEliminar
  4. ¡Este tipo de decoración me suena mucho! No sé por qué será, no sé...

    ResponderEliminar
  5. Condicional, tu lo has dicho... ¡y qué condiciones! Imagina en Japón que las hipotecas se pasan de padres a hijos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Je, je, parece que todos nos sentimos un poco identificados con este tipo de decoración. Se lo propondé a IKEA. Gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  7. Real como la vida misma. Voy a empezar a hacer rayas, pero quizá acabe mi casa pintada por completo.

    ResponderEliminar
  8. Perfecto, salvo el título, que debiera ser prisión incondicional.

    Saludos.

    ResponderEliminar

MICRORRELATOS INÉDITOS EN QUIMERA

En el número 405 la revista literaria Quimera  han incluido algunos textos inéditos míos en la sección dedicada dedica al microrrelato &q...