viernes, 30 de septiembre de 2011

GANCHO DE IZQUIERDAS: EL FINAL DEL VERANO


Quiso alargar el verano y se negó a salir del mar. Aún sonreía cuando encontraron su cuerpo, meses después, en una playa del hemisferio sur.

2 comentarios:

  1. El 28, el 30 y el 31 son tan intensos que llegas a este y no sabes bien bien qué poner. Es como beberte un vaso de agua después de un trago de ron. Supongo que el trauma post-vacacional puede ser algo por el estilo.

    ResponderEliminar
  2. El que no sabe de renuncias y esperas tiene muchas posibilidades de ahogarse en cualquier líquido, incluso amniótico.

    Abrazos virtuales.

    ResponderEliminar

MICRORRELATOS INÉDITOS EN QUIMERA

En el número 405 la revista literaria Quimera  han incluido algunos textos inéditos míos en la sección dedicada dedica al microrrelato &q...