lunes, 26 de septiembre de 2011

31ºASALTO: CICATRICES

 

Rompí nuestra foto de boda en pedazos y la arrojé a la chimenea. Cuando distinguí tu rostro entre el crepitar de las llamas, pensé que nos debíamos otra oportunidad. He conseguido salvar la mayoría de los trozos, pero con las manos vendadas me resulta imposible rehacer lo que teníamos. 

2 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! Esa imagen de las manos vendadas, la imposibilidad de rehacer la relación, vale un potosí.

    Abrazos sin vendajes.

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena Ernesto!
    Este micro me parece absolutamente precioso. Eres mi favorito de esta ronda ;)
    Saludillos
    :)

    ResponderEliminar

MICRORRELATOS INÉDITOS EN QUIMERA

En el número 405 la revista literaria Quimera  han incluido algunos textos inéditos míos en la sección dedicada dedica al microrrelato &q...