martes, 19 de julio de 2011

24º ASALTO: ZAPPING

Cuando Gregorio Samsa despertó una mañana intranquila en una granja en África, de cuyo nombre no quiero acordarme, al pie de las colinas del Ngong, frente al pelotón de fusilamiento, el Coronel Aureliano Buendía todavía estaba allí.  

3 comentarios:

  1. Y otra vuelta de tuerca al dinosaurio de toda la vida.

    Enhorabuena por quedar finalista en la Inter.

    Besos madrugadores.

    ResponderEliminar
  2. Este es de los micros que, cuando se terminan de leer, hay que volver a empezar, porque el título es el que le da el punto justo. Muy bueno.

    ResponderEliminar

MICRORRELATOS INÉDITOS EN QUIMERA

En el número 405 la revista literaria Quimera  han incluido algunos textos inéditos míos en la sección dedicada dedica al microrrelato &q...