jueves, 23 de junio de 2011

GANCHO DE IZQUIERDAS: LA DISTANCIA MÁS CORTA




La distancia más corta entre el bar de la esquina y la puerta de mi casa es una línea recta, pero a mí me gusta volver haciendo eses.

5 comentarios:

  1. Pues si es cuestión de gustos y hay posibilidad de elegir... ¿O no es eso?

    :)

    ResponderEliminar
  2. jajaja
    Ernesto, de hecho, el camino más recto cuando se va ebrio son las eses, si tratas de ir recto verás a lo que me refiero... jajaja.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  3. Eses que pueden acabar con la puerta en las narices porque la parienta esté hasta las narices.

    Besos puenteados.

    ResponderEliminar
  4. Más que gustar es que el personaje no tiene más remedio, aunque puede que sea algo premeditado, claro. Muy bueno, las matemáticas cambian en los bares.

    ResponderEliminar
  5. Y yo que pensaba que lo que ocurría en realidad era que la cerveza hacía patente la curvatura del espacio-tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

MICRORRELATOS INÉDITOS EN QUIMERA

En el número 405 la revista literaria Quimera  han incluido algunos textos inéditos míos en la sección dedicada dedica al microrrelato &q...