miércoles, 15 de junio de 2011

20º ASALTO: REBOBINANDO



Me pareció que se aburría con mi conversación, así que rebobine hasta el momento en que había entrado en el bar y todo el mundo volvío sobre sus pasos.

“Hola, tu cara me suena”, le dije de nuevo con aire decidido. Esta vez me la ligo, fijo.    

6 comentarios:

  1. En un ligue, como en un cuento, la primera frase es vital, así que me temo que no sirvela treta del rebobinado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si la vida tuviese un botón de estos... ¿qué sería de nosotros? Todo el día a expensas de los deseos de los demás. Montando y desmontando vidas ¿Y qué sería de los perfeccionistas? no pasarían de la adolescencia...
    Un micro genial.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. jajaja, qué suerte tener ese mando!!!
    aunque hay veces que por mucho que se rebobine no se cambia la historia... creo yo, vamos!
    Salud!

    ResponderEliminar
  4. Ensayo y error, ensayo y error... Siguiendo ese sistema yo le gané una vez una partida de ajedrez a mi computador.
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, si pudiéramos rebobinar de vez en cuando, cuántas veces lo haríamos!

    Buen golpe.

    Abrazos varios.

    ResponderEliminar
  6. Juan Carlos, puedes rebobinar incluso hasta antes de la primera frase. Por cierto, tu libro ya ha salido via postal.

    Sigrid, a todos nos hubiese gustado rebobinar en alguna ocasión, ¿no?

    Sucede, si no podemos cambiarlo se llama destino. Pero incluso Bil Burray puedo lograrlo en el día de la marmota...

    Pablo, un día de estos nos jugamos una partida.

    Lola, a algunos más que rebobinarlos hay que borrarlos.

    Gracias a todos,

    ResponderEliminar

99º ASALTO: MAR DE AMORES

MAR DE AMORES Después de horas y horas de llorar a mares, el apartamento se había inundado por completo. Llamé al seguro, diciendo que...