sábado, 4 de junio de 2011

19º ASALTO: EL FINAL DEL CAMINO

           

BIEYO DUCHO - AL FINAL DEL CAMINO 
El viejo Bieyo es conciente de que cuando empiezas a pisarte las barbas al andar estás muy cerca de tu destino. Y es que todos los Duchos saben, aunque algunos de ellos nunca hayan salido de la aldea, que la vida es un largo viaje y que el camino más corto entre dos puntos no siempre es una línea recta. Ahora que se acerca el final, Bieyo recuerda cuando vino al mundo y se dio cuenta de que para poder mamar tenía que llorar o la primera vez que fue a coger percebes y tuvo que mojarse el culo. Entonces apenas tenía pelusilla en el bigote. En cambio cuando conoció a Bieya ya le empezaba a salir  barba. Le pareció la mujer más hermosa de la aldea, aunque aún no sabía que la verdadera belleza está en el interior. Eso lo aprendieron juntos, como aprendieron que unas veces hay que tener los pies en el suelo y otras hay que andarse por las ramas. Por eso, a pesar de que Bieya ya tiene la cara llena de arrugas y una larga melena blanca, a él le sigue pareciendo la mujer más bella del mundo. Por eso, aún no sabe cómo decirle que no podrán hacer el final del camino juntos.


Nacho es pintor, diseñador e ilustrador, pero es sobre todo amigo, y ha sido mi compañero de campañas en agencias durante un largo tiempo,  Me pidió un microrrelato sobre la experencia y el personaje Bieyo Ducho, para su exposición. A partir del texto Nacho hizo el cuadro que veis arriba.

Si queréis ver la exposición estará abierta hasta el 29 de junio en LA BAGATELA (viernes y sábados de 21.00 a 00.00h).

LA BAGATELA
C/ Tres peces, 34. Madrid.
Metro: Antón Martín.


MICRORRELATO realizado para la exposición De tal palo tal astilla, historias de Micro-héroes”  de Nacho Gallego.

2 comentarios:

  1. Y el cuadro y el microrrelato, hicieron el camino juntos. Muy bonito, Ern.

    Besos en el camino.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico Ernesto!
    El microrrelato es genial, y tu amigo sobervio, pues sintetizó en esta pintura la esencia del viejo.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

96º ASALTO: EL DE LA VERGÜENZA (incluido en Deantología)

EL DE LA VERGUENZA Los canapés fueron desapareciendo de la bandeja, hasta que sólo quedó uno. La conversación variaba de un tema a otro...