miércoles, 13 de abril de 2011

GANCHO DE IZQUIERDAS: EL TRUCO FINAL

El mago pasaba tanto tiempo perfeccionando sus trucos que una noche, en plena función, con el público puesto en pie, su mujer desapareció con el hombre bala.

7 comentarios:

  1. Jejeje lo que la encandilo es que en realidad el hombre bala se transformaba en flor como en la pistola del payaso

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Ernesto, me gusta cómo cambias de plano, cuando te esperas un final fantástico por el tema de la magia, hay una desaparición real, pura y dura. Cojonudo.

    ResponderEliminar
  3. Hay que cuidar y mimar el amor para que no se vaya como las balas.

    Me gustó.

    Puñado de besos.

    ResponderEliminar
  4. Jota, para mí que este era un tío cañón.
    Gracias, Manu, me gusta mucho tu comentario. Suerte en Zaragoza.
    Pues sí, Lola, el amor hay que cuidarlo.
    ¡Qué bien, que ya es viernes!

    ResponderEliminar
  5. Llego tarde y seguro que ya estáis todos de vacaciones :D

    Me encanta el hombre bala, le da justo lo que necesita esa desaparición: velocidad. Sin embargo, por ponerte una peguita de nada (una menudencia, vamos), no imaginaba que el circo (o algo así) estaba de por medio y se me ha quedado una sensación un poco inesperada. Quizá porque últimamente nos hemos acostumbrado a ver a los magos solos...

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Al menos le quedó el consuelo de suponer que lo del hombre bala no duraría mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Suscribo el comentario de Manu Espada. Especialmente la palabra "cojonudo".
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar

97º ASALTO: VOLVER A EMPEZAR (Ganador semanal en Relatos en Cadena)

foto tomada de la web VOLVER A EMPEZAR El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. La vegetación se ha ido extendiendo ...