jueves, 24 de marzo de 2011

7º ASALTO: Y ASÍ PASAMOS LOS AÑOS

 A mi mujer no le gusta que le fastidie sus estrategias.
Cuando vamos al cine, la espero dentro. Llega con las luces apagadas y, como una desconocida, me pide que me levante para dejarla pasar, rozándome con sus caderas para iniciar un juego que dura toda la película. Si vamos de compras, me sigue de cerca, observándome entre los maniquíes. Cuando entro a un probador, se cuela detrás de mí y, haciéndose pasar por una dependienta, me pregunta si quiere que me arregle los bajos. Eso sí, ella siempre vuelve a casa antes que yo y me recibe a gritos: "¿De dónde vienes a estas horas?" Y así, pasamos los años.


Este microrrelato ha sido elegido como finalista semanal para el concurso Relatos en Cadena de la Ser.   

6 comentarios:

  1. Buenos encuentros fuera del recinto-hogar, y no tan buenos como presagian los gritos de recibimiento. Estaría bien estas estrategias para mantener la pareja. Muy bueno.
    (Lo del eslabón roto de la cadena me suena)

    Besos sin gritos.

    ResponderEliminar
  2. Es un buen micro. A mi juicio se merece lo mejor. A ver si hay suerte.
    Abrazos,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Lola, cualquier estrategia es buena, siempre que funcione. Pablo, no hubo suerte pero seguiremos intentándolo. Me alegro de que te guste.

    ResponderEliminar
  4. Una maravilla.

    Cabe tanto en esas pocas palabras...

    Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Daniel, por tu visita y tus palabras. Los halagos inesperados son los más ilusión hacen. Y más sabiendo de quién vienen.

    ResponderEliminar
  6. Ahora que vuelvo a leerlo, veo que corregiste lo único que no me gustaba, el "golfo" :) Tranqui, ernesto, que todo llega si uno persiste. Y además todos sabemos que los tuyos merecían ganar (y no, no es porque seas tú, sino porque tus relatos son fantásticos)

    ResponderEliminar

99º ASALTO: MAR DE AMORES

MAR DE AMORES Después de horas y horas de llorar a mares, el apartamento se había inundado por completo. Llamé al seguro, diciendo que...