lunes, 7 de marzo de 2011

3er ASALTO: LA NATURALEZA DEL FASTASMA


Después de tanto tiempo solo, es agradable volver a sentir compañía, descubrir que por las mañanas el castillo huele otra vez a café recién hecho y ver a los niños dibujar sobre la mesa del salón. Si quiero que se queden, tendría que dejar de hacer tonterías, debería olvidarme de apagar y encender las luces de repente, nada de abrir grifos por la noche, ni mucho menos crear corrientes de aire en el salón o cerrar las ventanas de golpe, pero es que resulta tan excitante ver la expresión de sus caras al zarandear las cortinas. Ayer mismo, mientras ella se estaba duchando y el vaho llenaba el cuarto de baño, escribí “Hola” sobre el espejo. ¡Cómo se asustó! Sé que acabarán marchándose, como todos los inquilinos anteriores. Muy pronto un cartel de “se vende” colgará otra vez de la verja y yo volveré a esa eterna soledad a la que estoy condenado, pero no puedo evitarlo, es mi naturaleza.

3 comentarios:

  1. Como el escorpión y la rana, uno no puede evitar su naturaleza. Muy bueno, es lo que tienen los fantasmas.

    ResponderEliminar
  2. Hasta que lleguen unos descreídos americanos y le pase como al fantasma de canterville... :))

    ResponderEliminar

FINAL ANUAL RELATOS EN CADENA. EDICIÓN 2016-17

 10 meses, 100 palabras, 6.000 €, más de 25.000 textos recibidos a lo largo del año, solo  10 finalistas  y mucha, mucha ilusión.   ...