martes, 23 de mayo de 2017

97º ASALTO: VOLVER A EMPEZAR (Ganador semanal en Relatos en Cadena)

foto tomada de la web

VOLVER A EMPEZAR
El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. La vegetación se ha ido extendiendo por el asfalto hasta sepultar por completo la Quinta Avenida y el Madison Square Garden. Ahora los animales campan a sus anchas por Central Park, mientras ellos pasean de la mano, completamente desnudos, sin ningún pudor, bajo la sombra de los árboles. Nunca han sido tan felices. Al fondo, como últimos vestigios del pasado, las siluetas de los rascacielos medio derruidos alertan de la historia. Por eso, cuando esa maldita serpiente vuelve aparecer bajo sus pies, ella, sin temor alguno, la coge con sus propias manos y la parte en dos.

Muy feliz de volver a aparecer por el Concurso " Relatos en Cadena" de la Ser. Hubo un poquitín de emoción (y de suerte) y logré pasar a la final mensual. Aquí podéis votar por el relato que más os guste del mes de abril, en la web de la escuela de escritores, donde además de "Volver a empezar", también están "Evolución natural", de Javier Regalado, "Por mí y por todos mis compañeros!", de mi buen amigo Manuel Menéndez y "Al siguiente intento", de Álvaro Abad.


Para votar: 

jueves, 18 de mayo de 2017

96º ASALTO: EL DE LA VERGÜENZA (incluido en Deantología)

EL DE LA VERGUENZA
Los canapés fueron desapareciendo de la bandeja, hasta que sólo quedó uno. La conversación variaba de un tema a otro, sobrevolando siempre por encima del dichoso canapé, sin que nadie se atreviese a cogerlo. Venga, comeos el último, alentaba el anfitrión. Cómetelo tú, no, tómatelo tú, que yo no puedo más. Yo estoy lleno, decía un invitado. Y yo, repetía como el eco otro, y otro, y otro. Más de uno giraba la cabeza y lo miraba con gula, pero si algo sobraba en esa mesa era educación y así el triste canapé permanecía intacto, mientras la velada llegaba a su fin. ¿Os ayudamos? Los invitados, y sus abrigos, se marchaban y los anfitriones recogían. No os preocupéis, si no tardamos nada. Besos. Abrazos. Hasta la próxima. Todo estaba delicioso. Y así el canapé, revenido y frío, acababa sus días en una bolsa de basura. Será después, ya de noche, cuando un hombre al que los palos que da la vida le han quitado cualquier tipo de pudor, rebuscando entre los desperdicios de los contenedores algo que llevarse a la boca, encuentre el último canapé, ese que todos llaman el de la vergüenza.


¡Cómo pasa el tiempo! Este es uno de los dos micros que me incluyeron en "Deantología: la logia del microrrelato" hace 4 añitos: 138 relatos de 69 autores diferentes, recopilados por Manu Espada y Rosana Alonso, en un recorrido por la mayoría de los blog de microrrelatos.

Deantologia: la logia del microrrelato (Talentura Libros, 2013).  Más sobre Deantologia: la logía del microrrelato en:

viernes, 21 de abril de 2017

LA MICROENCICLOPEDIA EN AMANECE METROPOLIS


Esta mañana la Microenciclopedia se ha despertado en la Revista Cultural Amanece Metrópolis, que dedica una atención especial y continuada al microrrelato. Ana Fuster nos ha interrogado y nos ha sacado todos los secretos del amor. Podéis leer la entrevista completa aquí. Muy agradecidos.


jueves, 6 de abril de 2017

95º ASALTO: EL AFILADOR (2º PREMIO FERIA DEL LIBRO DE TRUJILLO

El afilador 
Hace semanas que el silencio se ha instalado en el pueblo. Las mujeres apenas hablan entre ellas y casi no salen de sus casas, pero todas dejan las ventanas abiertas esperando que la melodía entre en sus cocinas e interrumpa sus quehaceres.
Los días se acumulan unos sobre otros hasta que una mañana, por fin, a esa hora en que el sol golpea con fuerza el empedrado, la musiquilla, tan conocida, tan deseada, surge en la lejanía para recorrer, de arriba abajo, de abajo arriba, la escala musical y las calles del pueblo: el afiladoooor, el afiladoooor.
En cada casa la actividad se detiene, las mujeres se apresuran a ponerse lo primero que encuentran a mano. Bajan a la plaza y una tras otra van colocándose en fila, respetando un orden que no tardará en alterarse. Se miran de reojo, esperan su turno, vituperan a aquella que, con disimulo, intenta colarse. Con paciencia y determinación el afilador se limita a hacer su trabajo y saca brillo a las puntas, hasta que todas están servidas. Solo entonces, la normalidad regresa al pueblo, y las mujeres, con sus lenguas recién afiladas, tan felices, tan contentas, vuelven a despellejarse vivas.
    

Texto ganador del 2º Premio en el Concurso de Microrrelatos de la Feria del Libro del Trujillo. 

sábado, 1 de abril de 2017

LA MICROENCICLOPEDIA, ENTRE LOS FINALISTAS AL PREMIO LIBRO "ATENEO RIOJANO"

La Microenciclopedia ha sido seleccionada entre los 3 finalistas al Premio Ateneo Riojano en la categoría de narrativa. Para un riojano de pura cepa que vive en Madrid esta no es una buena noticia, es... ¡lo siguiente! Muy feliz, la verdad.


El Premio, que se convoca anualmente desde 2015, distingue cuatro categorías: Narrativa, Poesía, Ensayo y divulgación e Infantil y Juvenil.

En la categoría de Narrativa los libros seleccionados son:


"Cuentos dedicados" de Julio Armas, Siníndice.

"Costanera", de Felipe Aragón, Siníndice.

Y... "Microenciclopedia ilustrada del amor y el desamor",
de Ernesto Ortega y Nacho Gallego, Talentura Libros.


Saldremos de dudas el 24 de abril, a las 7,30, en la gala que se celebrará en el Ateneo Riojano. Pero ya es un gran éxito estar ahí. 

Todos los detalles en la web del Ateneo Riojano


miércoles, 22 de marzo de 2017

94º ASALTO: EL PROFESIONAL (Antología de microrrelatos policiales)


El profesional
Limpió la pistola y la cargó con una sola bala. Esta vez sería algo rápido. No dejaría pistas, ni testigos. Había cobrado por adelantado, como siempre, en una cuenta suiza. Era el mejor y lo sabían. Y por eso habían recurrido a él. Porque era el único que podía hacerlo. Porque nunca hacía preguntas. Porque nunca temblaba. Porque nunca dudaba. Esta vez tampoco. ¿O sí? Gozaba de un prestigio que no estaba dispuesto a arruinar con las estúpidas dudas que empezaban a acecharle. Los que le habían contratado lo sabían y por eso, precisamente, le habían contratado. Había recibido el encargo, como siempre, en un apartado de correos: un sobre con una foto y un nombre que ni siquiera necesitó leer. Era, ante todo, un profesional: el mejor. Así que cogió la pistola y se la llevó a la sien, aunque esta vez el pulso le tembló ligeramente.  


Este microrrelato has sido incluido, junto con "Novela negra",  en la Antología de microrrelatos policiales "Dispara usted o disparo yo", de la revista digital de microficción Brevilla, realizada por Liliana Elphick, que incluye más de 170 escritores de Chile, Argentina, Estados Unidos, Venezuela,  Portugal y Brasil, Canadá, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Cuba, Guatemala, Perú y España.

La antología se puede descargar de forma gratuita a través del siguiente enlace: 

martes, 14 de marzo de 2017

93º ASALTO: EL MURO (SELECCIONADO EN LA MICROBIBLIOTECA)

EL MURO

Desde lo alto del Muro observo el cielo. Uno de esos pájaros tan raros sobrevuela el llano Infinito. Si aguzo la mirada puedo distinguir, en la lejanía, hombres que lo atraviesan, cual hormigas, en carruajes extraños. Pasan de largo, sin acercarse siquiera. El Muro los ahuyenta, como el fuego a las alimañas. Lo levantaron los antepasados de nuestros antepasados por obra y gracia del Señor, en el año uno de nuestra era, para protegernos de las tribus de las montañas y los bárbaros del este.

Tardaron décadas en construirlo. Todos sabemos sus medidas. Quince cuadernas de alto –el equivalente a cien hombres adultos– por tres de ancho. Las aprendimos de pequeños, como aprendimos sus límites: “Al norte, con las montañas Nevadas; al sur, con el río Azul; al oeste, con el llano Infinito; y al este, con la tierra de la Peste”, recitábamos en la escuela. Dentro del Muro tenemos todo lo que necesitamos: campos de trigo y maíz, caza en abundancia, bosques y canteras. Nadie jamás osó atacarnos. Pero esos pájaros insólitos. Vuelan tan alto que ni nuestro mejor arquero podría alcanzarlos con sus flechas. Hace tiempo que los veo. Dejan un rastro de humo blanco en el cielo que me inquieta.



Este microrrelato ha sido seleccionado en febrero en el concurso de La Microbiblioteca.
El ganador del mes en castellano fue Víctor Lorenzo con Coraje y en catalán Elena Rovira con Rubik. Podéis leerlos aquí.
En castellano también fueron seleccionados Se precisa vidente, de Francesc Barberá, Chichén Itza, de Raúl Garcés, Gallina vieja hace buen caldo, de David Vivancos, y adversarios de Lola Sanabria.Podéis leerlos aquí.
Por mi parte, muy feliz de volver a colarme en el libro anual de La Microbiblioteca.


97º ASALTO: VOLVER A EMPEZAR (Ganador semanal en Relatos en Cadena)

foto tomada de la web VOLVER A EMPEZAR El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. La vegetación se ha ido extendiendo ...